Científica por vocación

09.02.2018
Son diferentes los motivos por los que una persona decide tomar un camino profesional, pero en ningún caso deberían estar basados en cuestiones de género. El 11 de febrero se celebra el Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia, con el objetivo de visibilizar y empoderar a las científicas y mostrar a los más jóvenes que la ciencia es cosa de todos, hombres y mujeres. Hoy conocemos lo que llevó a Mariana Proença a convertirse en doctora en Física y emprender en un proyecto sobre energía, que está siendo apoyado por la aceleradora de Fundación Repsol.

Los datos del UIS (UNESCO Institute for Statistics) señalan que menos del 30% de las investigadoras del mundo son mujeres. Según esta entidad, las principales barreras que encuentran las mujeres para desarrollar su carrera investigadora en áreas como ciencia, tecnología, ingeniería o matemáticas (STEM en sus siglas en inglés), son la desigualdad en los salarios y las dificultades a la hora de progresar. Asimismo, según encuestas realizadas destacan también cuestiones como la conciliación familiar, la cultura empresarial androcéntrica o las dificultades en el entorno de trabajo por ser mujeres.

La situación en España no es muy diferente, ya que a pesar de que más del 50% de los graduados universitarios son mujeres, la distribución por áreas es muy desigual, ya que la presencia de mujeres en grados relacionados con la física o las ingenierías, es muy inferior a la de los hombres. Este desequilibrio se acentúa según avanza la carrera investigadora, con solo un solo un 21% de mujeres catedráticas en la universidad pública española, como señala el informe “Científicas en Cifras 2015”, elaborado por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad y  presentado en 2017.

Sin embargo, merece la pena destacar el papel de las mujeres en la ciencia y dar a conocer su labor, concienciando de que la ciencia no es una cuestión de género y que las mejores ideas nacen de la diversidad.

Para conocer la importancia del trabajo en equipo, hoy os presentamos a Mariana Proença, doctora en Física, investigadora en la Universidad de Oporto y la Universidad Politécnica de Madrid y emprendedora apoyada por el Fondo de Emprendedores de Fundación Repsol, con el proyecto iNANOEnergy, que comparte con dos compañeros, André Pereira y João Ventura.

A Mariana la ciencia le ha acompañado toda la vida, “desde muy pequeña he estado en contacto con laboratorios de investigación. Mi madre y su hermana (que también es científica), investigaban juntas y compartían muy animadas sus avances científicos en las cenas familiares. Mi madre me transmitió su fascinación por la investigación científica, y creo que eso se me ha inspirado”.

Además, la infancia es crucial y el papel de los docentes puede influir en las decisiones de futuro de los estudiantes. Educar en igualdad y transmitir pasión por las materias puede tener más impacto de lo que inicialmente se piensa, como señala Mariana “en el colegio tuve la suerte de tener profesores de Ciencias Naturales y de Física y Química muy buenos, que me despertaron el gusto por la investigación y por descubrir cómo funciona nuestro entorno”.

Finalmente Mariana ha centrado su carrera en la caracterización, manipulación y fabricación de materiales magnéticos. Gracias a sus conocimientos y dotes de comunicación, actualmente desarrolla la labor de márketing y comunicación de iNANOEnergy, una empresa especializada en el desarrollo microgeneradores capaces de aprovechar el calor o el movimiento para generar energía eléctrica.

La carrera científica no es fácil, requiere compromiso, tiempo y dedicación, por lo que para seguir progresando, la ciencia debe contar con todo el potencial del otro 50% de la población mundial, las mujeres.

Según la experiencia de Mariana “he tenido la suerte de trabajar con grupos muy buenos, con muy buenas ideas y ganas de investigar, donde nunca me he sentido discriminada por ser mujer. He tenido la oportunidad de trabajar con hombres y con mujeres, y tanto unos como otros me han ayudado mucho a crecer como científica y persona”.

¡Feliz Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia!