Cultura inclusiva en el Festival Eñe 2018

23.10.2018
Un año más Fundación Repsol da visibilidad a artistas con discapacidad en el festival de las letras en español.
Una decena de niños participaron en el taller literario Creas Tú

En el mes de octubre Madrid recibe la fiesta de la literatura: el Festival Eñe. Un espacio de encuentro entre escritores, libros y lectores con una programación que incluye a 120 autores y 50 actos en 22 sedes. Más allá de las cifras, en este festival las verdaderas protagonistas son las letras en español.

Como en cada edición, en el festival tienen cabida diferentes ámbitos y se cubren diferentes  realidades como pueden ser la gastronomía, familia, juventud, ilustración, cine, etc. Fundación Repsol colaboró un año más con la organización para traer al festival artistas y actividades relacionados con la discapacidad que se desarrollaron en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

La mañana del sábado 21 de octubre tuvo lugar el taller infantil y juvenil Creas tú con Rebeca Barrón y Silvia Cota, de la Asociación Argadini. Gracias a este taller una decena de niños pudieron disfrutar de este taller de creación literaria. Dicha asociación tiene como objetivo la integración social y cultural de personas con discapacidad. Tras una representación, los participantes trabajaron sobre la fantasía de mundos imaginarios.

Ya por la tarde se desarrollaron dos actividades apoyadas por Fundación Repsol que comenzó con Sertrifugados, una obra de en la que participaron los bailarines Sara Barker y Raúl Márquez. Danza Mobile es la compañía de danza inclusiva que trabaja para el desarrollo integral de las personas con discapacidad a través de las distintas vertientes del arte. Esta obra habla de nuestras limitaciones y cómo superarlas.

La otra actividad fue el recital de Luis Eguílaz, escritor que tuvo la oportunidad de dar a conocer sus poemas de la mano de Afanias, asociación pro personas con discapacidad. Durante el acto los asistentes disfrutaron de sus poemas que hablan de temas tan variados como los animales, la vida extraterrestre, las celebraciones, música, comida o viajes, pero además hubo momento para la improvisación. En el recital de Luis Eguílaz las palabras cobraron vidas a través de su particular manera de declamar sus poemas.

Como novedad en esta edición y dentro del ámbito de la cultura inclusiva, Fundación Repsol y el Festival crearon una figura nueva dentro de la organización del evento: los auxiliares culturales. Durante las diferentes actividades los auxiliares culturales eran los encargados de velar por el buen desarrollo de las mismas y acompañar a los asistentes. Estos auxiliares culturales pertenecían a Plena Inclusión Madrid, federación de entidades de personas con discapacidad intelectual y del desarrollo, que prestaron un servicio a la organización del festival y además visibilizaron al colectivo en el ámbito de la culta.