Claves para una transición energética positiva y posibilista

25.06.2019
Antonio Brufau, Presidente de Repsol y su Fundación, ha participado en una jornada sobre “Transición energética y nuevo ciclo europeo” organizada por el Real Instituto Elcano en Casa América.

Las políticas energéticas y climáticas son uno de los temas clave que marca la agenda europea. En la jornada “Transición energética y nuevo ciclo europeo” se han abordado, de la mano de expertos, cuestiones como la situación de España en el marco global de la transición energética, las necesidades para cumplir con los compromisos de descarbonización o el papel de la industria energética como agente del cambio.

En la apertura han participado Emilio Lamo de Espinosa, Presidente del Real Instituto Elcano y Antonio Brufau, Presidente de Repsol, que han conversado sobre la situación actual del sector de la energía y los desafíos globales a los que debe enfrentarse.

Ante las preguntas de Emilio Lamo, Antonio Brufau ha afirmado que la transición energética es una gran oportunidad ante la que las empresas deben responder con innovación, impulsando la I+D y el empleo. “España debe poner en valor sus capacidades y apostar por aquellas tecnologías donde tengamos ventaja competitiva. Debemos apoyar a la industria y su capacidad para dinamizar la economía, debido a su efecto tractor sobre otros sectores”.

Sobre el cambio climático y la descarbonización, Brufau ha señalado que “Repsol tiene una perspectiva global de la solución al cambio climático, basada en el desarrollo de la tecnología de forma competitiva”. Subrayó que en Repsol se cree y se tiene el compromiso en la capacidad  de suministro de energía competitiva a gran escala y bajo riesgo, entregando productos competitivos y también soluciones energéticas, de ahí su apuesta por la tecnología en productos y servicios.

Además, el Presidente de Repsol ha destacado el compromiso de la energética con los “objetivos de descarbonización de la economía, desde una visión integradora y coordinada, ambiciosa en las metas y sensata en la ruta, para lograr una transición energética positiva y posibilista. Una de las claves es el Plan Estratégico de la compañía, que incluye el desarrollo de un negocio de bajas emisiones, así como la participación en la O&G Climate Initiative, apostando por las tecnologías de captura y almacenamiento de CO2, la eficiencia energética e inversiones en nuevas tecnologías.

Sobre la cuestión de la Unión Energética, Antonio Brufau ha indicado que debe construirse sobre cinco pilares. “Aparte de las interconexiones, la introducción de renovables y la seguridad de suministro, es importante contemplar la neutralidad tecnológica y la eficiencia energética”. Asimismo, ha hecho hincapié en la importancia de que “la Unión Europea diseñe sus políticas en términos de competencia y colaboración con otras regiones del planeta, entendiendo el campo de juego global”.

El Presidente de Repsol recalcó que la industria es un elemento clave de la economía europea y afirmó que los “objetivos medioambientales deben desarrollar estrechas sinergias con la capacidad de crecimiento económico y la generación de empleo, garantizando el equilibrio internacional, para evitar la pérdida de competitividad y la deslocalización de la industria”.

Seguidamente, ha tenido lugar una mesa redonda en la que han intervenido Mariano Marzo, Catedrático de Estratigrafía y Profesor de Recursos Energéticos de la Universidad de Barcelona; María Luisa Castaño, Directora del Departamento Energía del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT) y Simone Tagliapietra, Investigador Sénior del área de Energía de Bruegel y Profesor en Johns Hopkins University School of Advanced International Studies. La mesa ha estado moderada por Lara Lázaro, Investigadora Principal de Cambio Climático del Real Instituto Elcano.

Mariano Marzo ha abordado el papel de la ciencia y la tecnología en la transición energética. Marzo ha destacado que “sin ciencia y tecnología no solventaremos el desafío que tenemos planteado” y ha recalcado que la transición energética ha venido para quedarse, pero implica un proceso que no es fácil ni rápido.

Por su parte, María Luisa Castaño ha analizado la situación actual de las tecnologías relacionadas con la energía y la eficiencia energética y  ha puesto de manifiesto la necesidad de seguir apostando por la investigación y la innovación.

Finalmente, Simone Tagliapietra ha señalado los avances de los últimos cinco años en materia energética, y cómo se ha buscado el consenso internacional, que se manifiesta en el Acuerdo de París.

La jornada ha contado con la asistencia de más de 150 personas, entre las que se encontraban responsables de la Administración Pública, directivos de empresas, representantes de diferentes embajadas, y  expertos en materia de política internacional.