Las nuevas materias primas que podrían salvar la economía y el medio ambiente

13.10.2020
Productos como el biocombustible, el grafeno o el gas limpio podrían dar respuesta a los retos económicos y ambientales que nos plantea el cambio de modelo productivo. Los tres han protagonizado la tercera sesión del Ciclo de conferencias online de Economía Circular, organizado por Funseam y la Fundación Repsol.
Las nuevas materias primas que podrían salvar la economía y el medio ambiente

Ver video

Durante la tercera sesión del Ciclo de Economía Circular hemos conocido las soluciones que ofrecen Blue Plasma Power, Repsol y Graphenea, tres compañías que trabajan en el reciclado químico de residuos, la incorporación de nuevas materias primas alternativas o el desarrollo de nuevos materiales. El debate que ha seguido a sus presentaciones ha sido moderado por el periodista Ramón Roca, director de El Periódico de la Energía.

El proyecto de Blue Plasma Power se basa en la gasificación. Limpia los gases de pirolisis y los transforma en un gas líquido limpio. La tecnología que han patentado se llama hidrogasificación catalítica con plasma y convierte residuos orgánicos e hidrocarburos procedentes de plásticos en productos de alto valor añadido. Son los llamados “químicos verdes.” Según el CEO de la empresa Mario G. Araya: “Gracias a nuestra tecnología, los residuos que hoy van al vertedero se convierten en productos que se pueden volver a utilizar en la fabricación de resinas”. Además, durante el proceso también se pueden reaprovechar otros residuos para utilizarlos en el sector de la construcción.

Uno de los compromisos estratégicos de Repsol es llegar a las Cero Emisiones Netas de CO2 en 2050 y por eso cuenta con más de 200 iniciativas de economía circular en 14 países, con una inversión de más de 10M€. Carolina Ibáñez es gerente de desarrollo ambiental y coordinadora del Comité de Economía Circular de la empresa y ha presentado las líneas de trabajo de la compañía. “Diseñamos nuestros productos pensando en minimizar el consumo de materias primas en su producción, optimizamos los recursos y procesos para que los residuos tengan un nuevo uso, fabricamos nuestros productos a partir de materias primas de origen residual y utilizando fuentes de energía renovable y, además, impulsamos nuevos patrones de consumo, primando el alquiler a la compra.” La compañía ya trabaja en productos como el Reciclex, un material novedoso elaborado a partir de residuos plásticos, o los biocombustibles fabricados con aceites usados, alcoholes vínicos de la industria del vino o residuos de la industria alimentaria.

En la sesión de este martes también hemos conocido más sobre el grafeno, un material descubierto en 2004 que la empresa Graphenea sintetiza para su aplicación en sectores como la energía, los datos, la electrónica o las tecnologías biomédicas. Jesús de la Fuente, CEO y fundador de la compañía, ha explicado las dos líneas de negocio en las que trabajan y ha puesto de manifiesto que, aunque los materiales más avanzados necesitan muchos años para tener un impacto en el mercado, con el grafeno se está avanzando más rápidamente: “En España tenemos mucho talento, equipamientos científicos de primer nivel y un tejido industrial líder en varios sectores para que el grafeno pueda ofrecer oportunidades de mercado en nuestro país. Lo que hace falta es creérnoslo más.”