¿Cómo afecta la transición energética a la industria europea?

24.02.2020
Fundación Repsol y EadeGeo han organizado la jornada EU Industry and the Energy Transition, un encuentro en el que destacados expertos a nivel europeo han analizado los desafíos y las oportunidades a las que se enfrenta el sector industrial en el contexto de la transición energética.
Javier Solana y António Calçada durante la jornada EU Industry and the Energy Transition, organizada por EsadeGeo y Fundación Repsol.

La transición energética, para ser exitosa, debe ser un proceso inclusivo, mediante la formulación de políticas y planes de inversión que velen por la creación de empleos dignos, la justicia social, la competitividad de la industria y el desarrollo económico en España y en Europa. Esta es una de las principales conclusiones que se han podido extraer de la sesión EU Industry and the Energy Transition celebrada en el Campus ESADE de Madrid. Durante la jornada se han reunido líderes empresariales y responsables políticos comunitarios para analizar los escenarios futuros del sector industrial europeo.

En la apertura ha participado Javier Solana, presidente de EsadeGeo y António Calçada, vicepresidente de Fundación Repsol. Durante su intervención, Javier ha destacado la dimensión global de los desafíos de la transición energética en la mitigación del cambio climático. "Será esencial la acción coordinada de la comunidad internacional y de todos los actores implicados en un reto complejo y de múltiples dimensiones, donde el liderazgo de la Unión Europea desempeñará un rol fundamental", ha indicado.

Por su parte, António Calçada ha señalado que la "transición energética tiene que abordarse de forma ordenada e ir acompañada de un plan de desarrollo tecnológico e industrial que no ponga en peligro el progreso y la competitividad".  Asimismo, ha subrayado la necesidad de que las medidas que se adopten en materia de clima y energía deben estar soportadas en un análisis de impacto sobre la economía y la competitividad de España y Europa.

Además, el vicepresidente de Fundación Repsol ha señalado que la lucha contra el cambio climático es una labor de todos. Fundación Repsol, a través de su fondo de inversión de impacto incentiva el desarrollo de empresas que fomenten la transición energética y la inclusión de colectivos vulnerables en los ámbitos de eficiencia energética, movilidad sostenible, economía circular, ecoproductos y servicios y reducción de emisiones. En este aspecto destaca la inversión realizada en Sylvestris, empresa social de reforestaciones que va a hacer posible restaurar más de 2.200 hectáreas de bosque hasta 2024, con una absorción de 165.000 toneladas de CO2.

Durante el evento se han explorado diferentes cuestiones, como el papel de las políticas sobre transición energética en el sector industrial o la posición que deben adoptar las industrias y los actores políticos para abordar el cambio climático, sin perder de vista el empleo y la competitividad en la Unión Europea.  

La jornada ha contado con la participación de Fernando Soto, director general de la Asociación de Empresas con Gran Consumo de Energía (AEGE) y Bartosz Nienałtowski, director de Asuntos Públicos de la Asociación Europea del Acero (EUROFER), que han aportado su visión acerca del futuro de la industria. Como ha afirmado Fernando “La industria electrointensiva constituye en España uno de los motores del desarrollo y el bienestar social del país, generando 66.000 empleos directos y 186.000 trabajos en total" y actualmente se está preparando para la descarbonización, mediante proyectos de innovación tecnológica y de mejora en los procesos.  Por su parte, para Bartosz , uno de los principales desafíos a los que se enfrenta la industria del acero es la bajada en la producción europea y el incremento de las importaciones.

Bert De Wel, asesor sénior del Centro de Transición Justa de la Confederación Sindical Internacional ha analizado el debate social sobre el empleo; y Antonio López-Nicolás, jefe adjunto de la Unidad de Políticas de Energías Renovables y Captura y Almacenamiento de Carbono de la Comisión Europea, ha analizado la formulación de políticas en el marco de la Unión Europea.

Para Bert,  las políticas para una transición energética justa deben “crear mecanismos para un diálogo social inclusivo–entre gobiernos, empleadores, trabajadores, sindicatos y otras partes interesadas–a la hora de desarrollar medidas que generen confianza, impulsen la creación de empleos dignos y una transformación efectiva".

En relación al Pacto Verde Europeo, Antonio López-Nicolás ha destacado que se trata de una hoja de ruta para una transición energética en Europa que promueva “el desarrollo económico, la generación de empleo y el liderazgo tecnológico e industrial de la región.” Se trata de “transformar la economía de la UE para un futuro sostenible, sin dejar atrás a nadie", ha añadido.

Finalmente, la encargada de realizar la clausura ha sido Marta Camacho, directora de Relaciones Institucionales de Repsol para España y Europa. Durante su intervención ha resaltado el papel protagonista que juega la industria en el proceso de transición energética en Europa, que deberá ser llevado a cabo de manera ordenada y con el respaldo de todos los stakeholders. Evitar la deslocalización de la Industria, una total neutralidad tecnológica, el crecimiento sostenible y una legislación adecuada que impulse estos factores deberán ser las palancas para lograr una transición energética satisfactoria.

Esta jornada se enmarca en el ciclo de foros y conferencias en los que participa Fundación Repsol para impulsar el conocimiento y el debate riguroso en torno a los retos del futuro de la energía.