La Junta de Extremadura y grandes empresas se suman a Motor Verde, el mayor proyecto de reforestación de España, impulsado por Fundación Repsol y Grupo Sylvestris

05.07.2021
Extremadura es la primera comunidad autónoma en unirse a Motor Verde, un proyecto de colaboración público-privada impulsado por Fundación Repsol junto a su participada Grupo Sylvestris, con la participación de Banco Santander, Fundación Tierra Pura, Ilunion y Enagás. El objetivo es promover la compensación voluntaria de emisionesa través de reforestaciones a gran escala en España, generando beneficios para el medioambiente, la sociedad y la economía.
Motor Verde de Fundación Repsol

Fundación Repsol, la Junta de Extremadura y el Grupo Sylvestris, junto a Banco Santander, Fundación Tierra Pura, Enagás e Ilunion, han puesto en marcha Motor Verde en esta comunidad autónoma, la primera en sumarse a esta innovadora iniciativa de colaboración público-privada. Motor Verde aspira a convertirse en el mayor proyecto de reforestación a gran escala para impulsar la compensación de emisiones en España.

Se trata de un proyecto diferencial, que persigue generar un triple impacto positivo: medioambiental, restaurando espacios naturales y contribuyendo a la acción contra el cambio climático; social, creando empleo local e inclusivo; y económico, apostando por una inversión verde de futuro, dinamizando el tejido empresarial en el ámbito rural.

El objetivo global es reforestar hasta 70.000 hectáreas en España para impulsar la compensación de 16 millones de toneladas de CO. Este proyecto creará más de 15.000 oportunidades de empleo local e inclusivo en el entorno rural y se convierte en una ambiciosa apuesta por una economía social, verde y sostenible.

En Extremadura se van a reforestar 5.000 hectáreas de terrenos baldíos o afectados por incendios en diferentes municipios en los próximos tres años. La selección de tierras ha estado liderada por la Junta de Extremadura, en colaboración con los diferentes ayuntamientos y expertos forestales. Estos nuevos bosques absorberán de la atmosfera 1,3 millones de toneladas de CO₂, permitiendo a las empresas e instituciones que se unan a Motor Verde compensar sus emisiones de gases de efecto invernadero.

Los trabajos comenzarán este otoño en la sierra norte de Cáceres, con la plantación de cerca de un millón de árboles de especies autóctonas, conservando y mejorando la biodiversidad y garantizando su resiliencia a largo plazo. Para las plantaciones se contratará a más de 1.000 trabajadores del entorno, un 70% pertenecientes a colectivos vulnerables, contribuyendo a fijar población en la región.

Además, en el marco del proyecto se pondrán en marcha programas de formación y fomento de la innovación y el desarrollo tecnológico en el sector forestal. Asimismo, a través de la actividad de reforestación se apoyará al tejido empresarial local en las zonas donde se lleven a cabo las plantaciones, dinamizando la economía rural extremeña y las actividades relacionadas con el turismo o el sector servicios.

Motor Verde se basa en un innovador modelo de colaboración público-privada para impulsar la recuperación económica y el desarrollo rural tras el impacto de la COVID-19 y está alineado con la estrategia de impulso social, ambiental y económico del Plan Extremadura 2030, la Agenda 2030 y el Pacto Verde Europeo, promoviendo una economía verde en el marco de la transición energética. El proyecto pretende además posicionar a España como un sumidero de carbono de calidad, competitivo y pionero en Europa.

El Director General de Fundación Repsol, António Calçada, señala que “gracias al impulso de la Administración pública y las empresas colaboradoras, hemos logrado poner en marcha este ambicioso programa de reforestación para la compensación de emisiones, que aspira a ser el mayor de España”. Además, António Calçada resalta el triple impacto de Motor Verde: “económico, promoviendo una economía verde y sostenible; social, mediante la creación de empleo local e inclusivo; y medioambiental, generando nuevos bosques y ayudando a conservar los ya existentes”. 

Los proyectos forestales estarán liderados por el Grupo Sylvestris, una empresa participada por Fundación Repsol, que cuenta con más de 30 años de experiencia en el sector forestal. Los nuevos bosques se diseñarán de acuerdo con los estándares de la Oficina Española de Cambio Climático, el organismo oficial de certificación para proyectos de compensación en España, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Está previsto que el proyecto se extienda próximamente a nuevas comunidades autónomas, con la colaboración tanto de la Administración pública como de otras entidades y empresas privadas.

Además, recientemente Fundación Repsol ha firmado un acuerdo estratégico con KPMG para hacer crecer el volumen y la competitividad del mercado voluntario de compensación de emisiones de CO₂ en España.

La reforestación, una solución climática natural con gran potencial en España

Los árboles, a través de la fotosíntesis, absorben CO₂ y lo fijan en sus tejidos. Así, las reforestaciones representan una solución climática natural que ofrece opciones técnicamente contrastadas, atractivas y rentables para la captura de CO₂ de la atmósfera, generando beneficios medioambientales y sociales.

España cuenta con los espacios naturales necesarios y los profesionales para posicionarse como sumidero de carbono líder en Europa, dando respuesta al compromiso creciente de las empresas para compensar su huella.

Se estima que el mercado voluntario de emisiones de carbono podría multiplicarse por 15 en 2030 y por 100 en 2050, con lo que su valor podría alcanzar entre 5.000 y 30.000 millones de dólares, en función de los diferentes escenarios, según The Taskforce on Scaling Voluntary Carbon Markets.